dilluns, 2 d’abril de 2012

CONTENIDOS EDUCATIVOS EN SSB. Raquel Basurto.


PARTE 3;
Me gustaría introduciros las reflexiones trabajadas en torno a los contenidos educativos en SSB a través de una viñeta:



  ….” Hace unas semanas Laura se acercó a  nuestro servicio. Hacía tiempo que habíamos trabajado con ella debido a su situación de abandono escolar, después de haber sido expulsada durante dos semanas del centro escolar. A través de la queja de su madre (“Laura no hace nada, es irresponsable, desobediente, egoísta y agresiva”) y de su tutora (“es un peligro, es agresiva y viene a calentar la silla y distraer a sus compañeros, no se sacará el graduado”) se originó nuestra convocatoria. En primer lugar se convocó a Laura, más adelante se haría con la familia, en el escenario de una entrevista, donde intentamos poner en circulación los contenidos a través de nuestra herramienta, la palabra.

  El trabajo desde nuestro dispositivo se desarrolló durante un mes y medio a través de dos convocatorias semanales. Poco a poco, Laura pudo ir entendiendo qué lugar había estado ocupando en el centro escolar, se situaba como una adolescente con ira que se defendía, que sentía alivio cuando agredía y que se sentía víctima de sus compañeros y profesores. Se mostraba hermética y tajante en su decisión, insistía “no pienso volver al instituto, dentro de cuatro meses cumplo 16 años y no me puede obligar nadie a ir”. La respuesta fue: “no estás aquí para volver mañana a clase, estás aquí para que podamos entender cuál es la causa de tu abandono, y dónde realmente está tu deseo, dónde quieres estar, qué quieres aprender”. Pudimos sorprender a Laura, que esperaba encontrar de nuevo una orden sobre lo que tenía que hacer y cómo.

          Más adelante, Laura pudo analizar que quizás sus compañeros también se defendían de sus ataques, que quizá su ira podría venir del escenario familiar y que quizá habría otro lugar donde canalizarla de otra manera con el saber de un profesional. Laura comenzó su vinculación  al CSMIJ. Más adelante, pudo imaginar un lugar diferente a ocupar.

          (Desde SSB y desde el CSMIJ se hizo un trabajo con los padres para que la menor pudiera quedar preservada de sus discusiones diarias, para que Laura pudiera relajarse y mirar hacia otro lugar que no le restara oportunidades)

           A través de nuestro trabajo en red y los encuentros entre los profesionales, su tutora fue conociendo el recorrido de Laura y preparamos su regreso al centro escolar. La mirada de la tutora había cambiado, las conversaciones sobre la situación en casa de Laura, su recorrido y apuesta por encontrar, en lugar de abandonar, hicieron desmembrar el “miedo” hacia la conducta de Laura, a través de su comprensión. “Veamos qué necesita Laura del contexto escolar para hacer camino…” dijo la tutora. Laura había faltado durante dos meses antes de ser derivada a nuestro dispositivo, y durante un mes y medio más después. Fue un mes y medio en el que hubo un trabajo de contenidos, posibilitado por el cambio de lugar de la menor, un mes en el que consiguió armarse de otra manera para poder ocupar su nuevo lugar en el aprendizaje. Se había dado prioridad al tiempo subjetivo sobre el tiempo institucional en el que ella se sentía atrapada.

           Laura comenzó un nuevo lugar que posibilitó otra apertura al aprendizaje, se enganchó con su orientación futura, el próximo año quería estudiar Informática y necesitaba sacarse el graduado. Su demanda la seguía haciendo en nuestro servicio y nosotros poco a poco construimos un puente entre ella y su tutora, a través de sugerir propuestas. El equipo docente preparó una oferta para Laura a través de una adaptación curricular. Laura graduó. Le hicimos  seguimiento hasta finalizar el curso y nos retiramos, haciendo un cierre con ella, que seguía vinculada al CSMIJ y dejándole la puerta abierta.

           A través de las diferentes narraciones, tanto ella como yo, hicimos una transmisión singular, cada una de nosotras pudo hacer con los objetos que a cada una nos presentaba nuestra experiencia.

          Hace unas semanas Laura se acercó a nuestro servicio. Venía a decirnos que está acabando su CFGM y que le va muy bien, que es posible que siga estudiando el próximo año y que en breve comenzará las prácticas… “




Cuando una situación llega a nuestro servicio, “lo fácil, lo rápido, lo cómodo, lo falaz” es hacer una definición desde la categorización, eso permite un rápido diagnóstico: menor en situación de riesgo porque ha abandonado el colegio, deberemos en primer lugar decirle que mañana tiene que comenzar de nuevo y que citaremos a sus padres para ver cómo le ponen límites y normas”. En una entrevista se harían estas dos intervenciones, y lógicamente, el fracaso estaría dado en breve, la menor no podría sostener la asistencia largo tiempo y los padres ocuparían el lugar de negligentes o sin capacidad de contención de su propia hija. A lo largo del tiempo se repetiría esta intervención, con la cronicidad de las dificultades que motivaron nuestra entrada y la consiguiente frustración del profesional que ve cómo malgasta el tiempo en una alumna que en breve no estará “obligada” a asistir a clase. El pronóstico es que el caso de Laura se hubiera acabado en este tiempo, en el tiempo en que cumpliera 16 años…



La experiencia que os he presentado, se posibilitó gracias a una lectura diferente de la escena de Laura, una lectura de su escena como un signo, tal como ha señalado Encarna. Sujeto y agente, pudimos generar un espacio de palabra, donde cada uno poníamos en juego nuestras interpretaciones. Es aquí donde se ha podido generar el contexto educativo que ha desarrollado Elena en su intervención.



En muchas ocasiones, el trabajo educativo desde el dispositivo de servicios sociales se basa en tender un puente, un encuentro, una escalera, un andamiaje que después poco a poco habremos de retirar. Podría ser que Laura hubiera pasado por nuestro servicio para decirnos que ha dejado de estudiar, o que ha decidido que la informática no es lo suyo, o que no le van bien los aprendizajes… Y no cambiaría la experiencia que Laura pudo hacer de ese proceso y mi decisión de poder presentaros su aprendizaje hoy, por lo que representa.





Presentamos el dispositivo de Servicios Sociales como un lugar donde hacer posible algo de los aprendizajes culturales. Hemos señalado la entrevista como nuestra principal herramienta de trabajo a la hora de ponernos en relación con el sujeto, un lugar donde dar y tomar la palabra del otro, donde hacer lecturas diferentes, donde poner en relación el deseo del sujeto con la cultura, donde tender puentes entre su deseo y los lugares de la cultura. Pero cuáles son los contenidos educativos que se pusieron en juego con Laura?

Los contenidos educativos en servicios sociales

Para facilitar el ejercicio de análisis de los contenidos posibles, he escogido el caso de Laura, por representar una situación concreta y común a algunos de los adolescentes con los que comparto el trabajo: la situación de absentismo escolar, en sus diferentes modalidades. Cuando un adolescente es convocado a nuestro servicio, ante la demanda de la institución educativa, y en muchas ocasiones, la de los propios padres, ponemos al sujeto ante su “situación”, su “elección”, no ante el problema generado.

La convocatoria es a poder entender los motivos de su decisión, tomando al sujeto como responsable y como alguien a quien ya presumimos un saber. A través de un espacio de palabra, se comparten conceptos y saberes sociales, que cada uno, puede entender bien desde su subjetividad, bien desde la autoridad del saber pedagógico.

Normalmente detrás de una situación de absentismo se esconden otras circunstancias, muy a menudo familiares, a las cuales responde el malestar del sujeto y que tienen otros espacios para poderse tratar.

A través de los encuentros, el sujeto puede resignificar algunos de los contenidos que ya traía y apropiarse de otros nuevos. La finalidad del trabajo en esta situación es que pueda presentar su PROPUESTA de incorporación al centro escolar. Para que esta propuesta se pueda definir, es necesaria la apropiación de diferentes contenidos.

He tomado como referencia varios trabajos sobre los contenidos, y a partir de ellos he podido descifrar algunos de los que se hacen posibles en el trabajo desde servicios sociales, que pueden quedar englobados en diferentes áreas:  

Identidad, sujeto social y entorno: implica el reconocimiento de Laura como persona con derechos. Laura sabe que tiene derecho y obligación a asistir al instituto, pero sabe también que tiene derecho a mostrar su malestar y tiene derecho a retirarse para abandonar el lugar que hasta ahora estaba ocupando.

Los derechos representan contenidos que atraviesan a todos los demás y que forman parte del marco referencial del educador. Implica a Laura a tomar su responsabilidad, aceptar el establecimiento de normas y pautas como necesarias para la regulación de la convivencia humana, en este caso a la convivencia escolar, a apreciar el establecimiento de pactos y negociaciones como manera de resolución de diferencias y conflictos.

En este área, es interesante trabajar algunos contenidos de la historia, que en muchas ocasiones posibilitan dar sentido a lo actual (situación actual y situación anterior del contexto educativo, del mercado de trabajo, la propia historia familiar - especialmente en procesos migratorios-).

También se pudo compartir con Laura el conocimiento de los espacios públicos de la ciudad, bibliotecas, centros culturales, equipamientos deportivos…

Estos contenidos tendrían que ver con los elementos culturales relativos a la organización (las formas de relación sistematizadas, a través de las cuales se hace posible la participación de los miembros de un grupo).

La subjetividad también constituye un elemento cultural importante, las representaciones colectivas, las creencias y los valores integrados que motivan a la participación y/o la aceptación de las acciones.

Comunicación y lenguaje: a través de la propuesta ofertada a Laura de hacer descripción de diferentes situaciones, deseos, proyecciones, se pudo hacer uso de la escritura como forma de vínculo entre educación y cultura, en sus narrativas se intentó estimular que Laura se expresara con coherencia y concreción, que pudiera argumentar sus decisiones y sus posturas de manera lógica y que adoptase el proceso de analizar, de formular cuestiones y de buscar soluciones a los problemas que se fueron presentando, con su familia, con sus compañeros, con sus profesores… manteniendo una actitud flexible que le permitiera cambiar el punto de vista en el enfoque de la situación.

Lon conocimientos sobre los elementos simbólicos de la cultura, esto es, conocer los diferentes códigos que permiten la comunicación, fueron útiles para Laura.

Estos son algunos de los contenidos (algunos de los que no estamos tan habituados a definir desde SSB- los más habituales tiene que ver con la orientación académico-profesional, la transición escuela trabajo-…) , la pretensión hoy es presentar un esbozo sobre algo de las posibilidades de trabajo educativo desde un dispositivo de SSB, no todas, con las que me ha parecido sugerente empezar a trabajar…




Raquel Basurto

TRES, 23 de marzo de 2012

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada